ARTE, MEMORIA Y NARRATIVA

La línea de investigación Arte, Memoria y Narrativa tiene por objetivo abordar las relaciones históricas entre artes, formas narrativas y cultura, particularmente en lo que compete a las interconexiones simbólicas entre, por un lado, la historicidad de los lenguajes, y por el otro, los principales vectores morales, sociales y políticos presentes en un determinado contexto. Para tal propósito, partimos de una noción amplia de “arte”, que involucra los más diversos medios y lenguajes ficcionales, como las artes visuales, la fotografía, los cómics, el design, el cine, la literatura, la música, el teatro, la arquitectura y el urbanismo, admitiendo que existe en el lenguaje, no únicamente un sentido de placer o de entretenimiento, sino principalmente de embate en relación a las reglas codificadas de la cultura. Por lo expuesto, comprendemos que toda obra de lenguaje se sitúa en el cruce de la memoria individual con la memoria colectiva y está, por lo tanto, íntimamente relacionada con su tiempo y con las condiciones de su producción y circulación. Consideramos el proceso de producción de las artes y narrativas como un modo de significación e interpretación del mundo, capaz, al mismo tiempo, de interferir en las convicciones y percepciones ya establecidas sobre la realidad histórico-social. De igual manera, creemos que esa inserción histórica de las artes y narrativas involucra la consideración y el análisis de las propiedades intrínsecas de cada lenguaje considerado, lo que implica aceptar que las propias formas de expresión ficcional poseen una historicidad latente, tan relevante como las temáticas abordadas o sus eventuales circulaciones sociales. Siendo así, la línea Arte, Memoria y Narrativa abarca investigaciones de post-grado que abordan la interacción entre historia cultural e historia de los lenguajes, con énfasis en los temas: arte y política; medios, memoria y patrimonio; imagen y ciencia; narrativas desviantes (crimen, locura, marginalidad); teoría de la historia e historiografía.

Línea de Investigación Cultura y Poder

Las mutaciones ocurridas en las Ciencias Humanas y Sociales en las últimas décadas contribuyeron con nuevos cuestionamientos y abordajes en términos teóricos, metodológicos y epistemológicos. Abriéndole espacio al pensamiento propiamente reflexivo, la línea de investigación Cultura y Poder valoriza la pluralidad interpretativa, la complementación de los opuestos, la rehabilitación del actor, de la acción y del suceso, privilegiando, entre otras, las vertientes de la Historia Política y de la Historia Cultural. Dirigida a un abordaje histórico e historiográfico, la línea de investigación tiene como premisa la concepción de que la Cultura es un patrimonio adquirido y que presenta un resultado directo en la preparación de aquellos que ejercieron distintas actividades políticas y sociales. De esta forma, el concepto de Poder se encuentra asociado al ejercicio efectivo, sea a través del consenso, sea por medio de la fuerza, de las autoridades individuales o colectivas, basadas o legitimadas institucionalmente. Para ello, los detentores del poder pueden valerse de diversos artificios, como la propaganda, para alcanzar las diferentes capas sociales y culturales. De esa forma, podemos observar el establecimiento de relaciones de orden político, social, económico y cultural, que desvelarán el mantenimiento de principios conservadores o, por otro lado, reveladores de transformaciones, contestaciones y readecuaciones en el conjunto de las sociedades históricas. En la procura de la profundización de las investigaciones históricas que congregan un grupo de objetos que establecen la constitución de identidades y alteridades, como las lenguas, los discursos, las imágenes, las religiones, los mitos y las instituciones políticas, la línea de investigación Cultura y Poder cuenta con profesores-investigadores de la Antigüedad Tardía, de la Edad Media y de las épocas Moderna y Contemporánea. Todos ellos actúan en grupos de investigación nacionales registrados por el CNPq, como el Núcleo de Estudos Mediterrânicos (NEMED); História Intelectual, História dos Intelectuais e Historiografia; Poder e Sociedade na Península Ibérica tardo-antiga e medieval y finalmente Cultura e Poder, además de integrar otros grupos de investigación en el exterior.

Línea de Investigación Espacio & Sociabilidades

La línea de investigación ESPACIO Y SOCIABILIDADES se dedica a temas y problemas de investigación articulados a partir de tres ejes centrales. El primero se refiere a las configuraciones humanas o sociales, las cuales son examinadas tanto en pequeña escala – la parroquia, la corporación, la red parental – como en escala amplia y de largo alcance, como el imperio colonial o el Estado nación moderno. Dichas configuraciones humanas o sociales no son vistas como estructuras estáticas e inmutables, dotadas de posiciones fijas. Antes, las mismas se alteran y se transforman procesalmente, como formas dinámicas de sociabilidades entre individuos y grupos, originarias de pactos, alianzas, desplazamientos poblacionales o de situaciones conflictivas, como conquistas, guerras y convivencias forzadas. Contando con una relativa autonomía conforman sistemas que, al mismo tiempo, facilitan el entrelazamiento entre sociedades espacialmente distantes. El mundo atlántico, los imperios coloniales y las dinámicas espaciales de áreas específicas, como el Atlántico Sur, representan sistemas que articulan varias configuraciones sociales entrelazadas. El segundo eje de interés se refiere a una periodización predominantemente demarcada por balizas cronológicas que parten del Antiguo Régimen, pasando por la transición ilustrada hasta el liberalismo. Esta larga periodización permite el entendimiento de estructuras históricamente caracterizadas por las concepciones conectadas a la sociedad corporativa, plural o compuesta, por las conexiones humanas de tipo oligárquicas, así como por nuevas nociones que apuntan a la corrosión del orden antiguo, y para la emergencia de nuevas relaciones e identidades familiares, étnicas, sociales, políticas, de trabajo y de soberanía. Las diversas facetas del gobierno de los hombres y las cosas, las representaciones de la naturaleza, de la sociedad y de los espacios, los modos de funcionamiento de cuerpos sociales, las relaciones derivadas de la esclavitud y de las diversas modalidades de trabajo compulsivo, así como los movimientos y dinámicas poblacionales y de las redes parentales, son temas de interés inscritos en los cuadros de esta amplia temporalidad. El tercer eje de investigación se refiere al espacio. Conquistado, poblado, despoblado o repoblado, contabilizado, cartografiado, administrado, proyectado o urbanizado, representado alegórica o discursivamente, el espacio es concebido como un escenario y un producto de las sociabilidades y configuraciones sociales o humanas. Nada se procesa sin que sea a través del mismo o sin hacerle referencia. Independientemente de su escala, de sus fronteras, de su topografía, el espacio engendra relaciones sociales al mismo tiempo en que es engendrado por las mismas. Concretamente, se lo percibe en su dimensión efectiva en los diversos territorios y formaciones geopolíticas, históricamente construidas. El mismo es también aprehendido en el nivel capilar de las sociabilidades cotidianas, o sea, en el ámbito de la casa, de la calle, de la hacienda, de la parroquia, de la localidad o de la ciudad.

Línea de Investigación Intersubjetividad y pluralidad: reflexión y sentimiento en la Historia

La Línea de Investigación Intersubjetividad y pluralidad: reflexión y sentimientos en la Historia acoge investigadores que analizan las sociedades en el tiempo, sus rupturas y permanencias, considerando tanto la emergencia del sujeto como principio y valor así como también la razón y los sentimientos, en cuanto dimensiones de la subjetividad, la cual no obedecen oposiciones binarias, ni son excluyentes entre sí, pues de los mismos derivan las actitudes, prácticas, lenguajes y discursos, cuya efectuación se manifiesta en espacios públicos y/o privados. En esta Línea de Investigación se incorporan las innovaciones de la Nueva Historia Política y de la Nueva Historia Cultural, tendencias que, orientándose por el debate postestructuralista, problematizaron las prácticas y dimensiones del poder y las identidades esencializadas y naturalizadas, procurando manifestaciones que no sean solamente aquellas consagradas por las instituciones. Para ello, se desarrollan estudios sobre los trascursos históricos e historiográficos que fundamentan la construcción teórica de los sentimientos, de las identidades, de las relaciones intersubjetivas, de las sensibilidades, de las relaciones de poder y de la pluralidad social y cultural, en sus diferentes modalidades discursivas, delimitaciones temporales e interfaces temáticas. Finalmente, una Historia comprometida con la democratización del poder, la consolidación de una sociedad plural y con nuevas comprensiones de los sujetos y sus vínculos, entendiendo la experiencia como una constante recreación del pasado y del presente.